SANTIAGO ROBLES // Patria, impecable y diamantina

A la patria no habido caza que le dé alcance. Si bien en distintos momentos pintores y poetas la han vislumbrado como una mujer anhelada e insolente, bella y temida, también ha sido considerada servidumbre de sí misma, colectividad ambigua, contradictoria y amorfa, o Virgen María, Útero Cósmico, Maquinaria Transgénica, Mano Vidente, Ixmucane, Calavera Galante, lastimera y festiva. Pero ante todo, la patria es suelo y sustento, la feracidad de la tierra en la cual “los años huyen, los hombres desaparecen, la sociedades se modifican y renuevan; y del tiempo, de los actores de la escena del mundo no quedan recuerdos” (José Bernardo Couto), aún cuando es posible construir algún relato. Testimonios particulares pero no menores, como el aquí expuesto por el artista multidisciplinario Santiago Robles (Ciudad de México, 1984) en un singular ejercicio pendular entre la historia y la memoria, vaivén que va de la poesía a la pintura, y de la imagen a la palabra, en busca del presente por medio del pasado literario y aún de un futuro político imaginado en asedio de la verdad, más de una verdad incierta, contradictoria, irónica y crítica.

Sobre este horizonte en el que converge un amplio campo semántico, Santiago Robles cuestiona: ¿es posible reescribir y re-trazar la historia, los múltiples perfiles que componen nuestro presente? Ya Bernardo de Balbuena, hace más de cuatrocientos años, declaraba sobre esta misma tierra: “Todo es sombra tuya, ¡oh pueblo augusto! / y si hay más que esto, aun más en ti se encierra”. Cierto, la historia de la patria (impecable y diamantina) es también el relato de lo agreste, de la furia, el horror, la crueldad, lo indómito. Sí, la feracidad y la fiereza de nuestra tierra: su grandeza y su amenaza.

Christian Barragán

la_suave_PatRIa

DSC_9595_bajaDSC_9592_bajaDSC_9603_bajaDSC_9625DSC_9629_bajaDSC_9649_baja22330735_10155598339873672_231556424_n22323836_10155599519278672_1195063345_o

22375320_10155599519303672_588547770_o
22375204_10155599519283672_961725764_o22345273_10155599519293672_1736891475_o22375276_10155599519313672_1690127598_o

Clausura de Patria, impecable y diamantina. Luis Téllez-Tejeda (escritor y poeta, 1983) ofrece una charla sobre la exposición y su relación con la obra de Ramón López Velarde, moderada por Christian Barragán (curador de la muestra, 1985).